El IIUNAM en Prensa: Sí afectaron a restaurantes de Puerto Marqués las obras de la Marina: determina la UNAM

Título

Sí afectaron a restaurantes de Puerto Marqués las obras de la Marina: determina la UNAM 

Vínculo a la noticia

Sí afectaron a restaurantes de Puerto Marqués las obras de la Marina: determina la UNAM 

Inicio

31/01/2013 

Caduca

28/02/2013 

Ícono

El Sur 

Contenido

El diagnóstico de la Universidad Nacional Autónoma de Guerrero (UNAM) confirmó que el relleno que hizo la empresa Grupo Mexicano de Desarrollo (GMD) en el mar modificó la línea de costa y las corrientes marinas, lo que ocasionó daños en los restaurantes de Puerto Marqués.

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren) difundió el “Estudio de los efectos de la construcción de la marina puerto Majahua en la dinámica y transporte de sedimento costero en la bahía de Puerto Marqués, Guerrero”, en el que se advierte que la afectación podría aumentar y alcanzar más locales del segundo bloque.

El documento consta de 117 páginas y seis apartados, cada uno con conclusiones y recomendaciones.
En el apartado de conclusiones y recomendaciones del “estudio de campo”, segundo en el documento, se explica que se tiene un claro movimiento de arna hacia la marina, lo que ha ocasionado un incremento de la playa adyacente a la marina de manera natural.

“La erosión de la parte sur de la playa, al norte de la marina, sugiere la rotación de la forma en planta de la playa debido al patrón de refracción y difracción del oleaje producido al interactuar con la marina. Existen evidencias de que el primer bloque de restaurantes es el más afectado, presentando los niveles máximos de retroceso de línea de costa”, señala el documento en poder de El Sur, mismo que agrega que en caso de realizar un relleno artificial se requiere un tamaño medio de 2.5 milímetros para garantizar la estabilidad del relleno en playas con pendientes específicas.

En las conclusiones del apartado de dinámicas del litoral se concluye que la influencia de la marina sobre las corrientes de marea es “únicamente relevante durante las mareas vivas, debido a que la presencia de la marina evita que se forme la circulación anticiclónica en la zona frente a la playa de Puerto Marqués”.

Además que las corrientes generadas por oleaje son “fuertemente alteradas por la presencia de la marina. La interacción del oleaje con el dique poniente y la plataforma de servicios marinos induce modificaciones en la altura y dirección del oleaje incidente a la playa, lo que ocasiona gradientes en la intensidad de la corriente”.

En la tercero de seis puntos de conclusión se advierte que “es posible que los primeros restaurantes del segundo bloque sean afectados en alguna medida por la erosión de la playa, sin embargo se espera que esta afectación sea crítica. Por otro lado no se espera ninguna influencia de la marina en la mayor parte de los restaurantes del segundo bloque ni las zonas que se encuentran al norte”.

Agrega también que los nuevos patrones de transporte de sedimento generados por la presencia de las obras de la marina ocasionan un cambio en la morfología de la playa (…) los resultados del modelo matemático que siguieron los investigadores indican “una erosión extrema a lo largo del primer bloque de restaurantes y erosión moderada en la primera mitad del segundo bloque de restaurantes”.

Para mitigar los efectos de la marina, el reporte recomienda que en las playas adyacentes es necesario realizar intervenciones que estabilicen la nueva forma de equilibrio y restablezcan el ancho de la zona afectada. “Las intervenciones necesarias para lograr esto deben contemplar al menos un componente de regeneración de playa (relleno de arena) y alguna estructura que sirva de apoyo a la forma morfológica de equilibrio”.

Para la solución del problema fueron emitidas cinco recomendaciones: la primera es no implementar una solución emergente incierta y que representa un gasto importante que de cualquier forma “no restablecerá la playa de manera inmediata”; además que “estimamos que estudios adicionales serios no pueden concluirse en menos de tres a cuatro meses”; y que el “diseño de una solución definitiva debe contemplar posibles adecuaciones a la marina y/o zona de restaurantes, hasta rellenos playeros y eventualmente estructuras de protección y/o apoyo de distintos tipos”.

Se agrega que el estudio debe servir de base para el estudio específico de alternativas y selección de una solución óptima, con el fin de evitar que el problema de erosión se resuelva sólo parcialmente o que sea extendido a otras zonas que no son afectadas en la actualidad.

Datos adjuntos
Creado el 31/01/2013 07:15 p.m.  por Minerva Shantal Reyes Araujo 
Última modificación realizada el 31/01/2013 07:15 p.m.  por Minerva Shantal Reyes Araujo